Veracruz | Tuxtepec | Baja California | Yucatán | Puebla | Sinaloa | Aguascalientes | Villahermosa Twitter xeunoticias xeunoticias  Facebook xeunoticias Facebook  Youtube xeunoticias Youtube
 
Noticias en imágenes
Sociedad en imágenes
Podcast
Blogs
Blogs
domingo 16 de diciembre del 2018 3:38 AM, Veracruz, México.
escucha en vivo xeu
 
Portada / Últimos Blogs / Post
El Todopoderoso

 3 sep 2018
Por: Alejandro Mier

Perfil del Autor

Alejandro Mier

Semblanza
Escritor de novela y cuento. Director General de Target Publicidad. ...

+ Lee más de su perfil


Blogs Anteriores

Sin duda, junto con “La Palabra”, “El Todopoderoso” es una de las novelas más exitosas de Irving Wallace.

En él, nos relata la portentosa historia de Edward Armstead, propietario de uno de los principales periódicos de los Estados Unidos, el New York Record, y de lo que es capaz de hacer con tal de alcanzar las mayores ventas y con ello, el poder.

Y que mejor forma de obtener las primicias más importantes en el mundo que creando las noticias él mismo. Para lograrlo, decide formar su propia banda de terroristas, así Edward, “El Todopoderoso”, cual Dios, sabe los titulares que llevarán los periódicos… el día de mañana.

El por qué vuelvo a leer -y platicarles- de un libro tan viejo (1982), es muy sencillo.

Verán: llego ante mi librero, -que es el suyo pero no presto libros para no tener que enojarme por la rarísima costumbre que tenemos los mexicanos de no regresarlos (y tampoco leerlos, la mayoría de las veces);- bueno, ahí estoy frente a ellos viendo cual elijo para esta semana y a pesar de que para los libros aún no leídos tengo un lugar especial, privilegiado, vaya, para que me entiendan, a la altura de la vista, exactamente en el lugar donde en los anaqueles de los súpers nos ponen los productos más caros, los de marca, de cualquier manera, la mirada se me va hacia el rincón de los favoritos. Y ahí mismo, entre otros, está gran parte de la colección de Irving Wallace: “La Palabra”, obviamente de mis consentidos, “El complot”, “Los siete minutos”, La isla de las tres sirenas”, “El premio Nóbel”, y algunos otros que no me hicieron tan feliz; y sí, el mismísimo tomo del libro que leí por primera vez en mis tiempos universitarios hace ya un buen rato, “El Todopoderoso”.

Lo tomo, comienzo a ojearlo y mi mente me hace lo de siempre: sencillamente no se acuerda de nada. ¿Pueden creerlo? Tengo el divino don de poseer una de las cabezas más olvidadizas de la zona costera. Eso me da la ventaja de disfrutar más de una vez el mismo suceso. Por ejemplo, creer que me están presentando a una nueva persona, cuando ella recuerda encuentros anteriores; de ver una película clásica como la de “El Gladiador” o “Leyendas de Pasión” mínimo cada seis meses con la misma emoción de la primera vez; y, es correcto, leer cualquier libro, y esperar cuando mucho un año para olvidar los detalles por completo. Eso me sucedió porque en mis años efebos, solía decir que la mente había que usarla para pensar, no como base de datos, para eso estaban las computadoras, los libros y las secretarias. Terminé tan convencido de esta falsa teoría que mi cerebro me la cumplió y hoy no es más que un teflón fino.

He de volver a Wallace.

Les decía, tomo el libro y pienso que me gusta releerlo por mi pasión por el periodismo y la comunicación, y no, en verdad me estoy engañando. Lo único que busco y que realmente disfruto es ese inigualable estilo para atrapar al lector, engolosinarlo y no dejarlo escapar hasta el suspiro de la última letra. Uno puede saber que el libro terminó porque invariablemente emerge una gran exhalación, descansamos y entramos en calma, o lo que es lo mismo, salimos del grado de excitación constante al que nos somete Irving.

Aún recuerdo aquella tarde de ya hace algunos añitos, en los que tomando un curso de literatura en la “Casa Lamm”, de la colonia Roma, en el DF., mi maestra y escritora, a la cual esta vez disculparé evitando mencionar su nombre, casi me cuelga por haberle confesado que gozaba de las novelas de Wallace. “Es lo más barato que he visto”, -me decía, “casi como leer a Corín Tellado o Lágrimas y risas”.

Es cierto, a menudo fue despreciado fuertemente por los críticos, pero sus 16 novelas y 17 obras no ficticias vendieron aproximadamente 250 millones de copias convirtiéndolo en uno de los cinco autores más leídos en todo el mundo, y yo me siento muy agusto siendo uno de estos felices lectores. Además, ¿a quién le puede importar eso que dicen de que “Irving Wallace” es una marca, es decir, una empresa de escritores que venden libros bajo esa firma? Sí es así, pues qué bien lo hacen.

¿Su fórmula? A mi gusto, en cada libro plantea un tema sumamente emocionante, crea personajes únicos, llenos de vida, que aunque pasan por aventuras increíbles son, en extremo, cotidianos, como tÚ y como yo. Y, finalmente, la mano del maestro, una cualidad envidiable de narrar la historia de forma encantadora, sin cuestiones complejas, sino así nomás, como son. Llevándote con un hilo conductual que cuando menos te das cuenta, ya estás envuelto en la trama y nervioso, comienzas a tragar saliva porque “Victoria se despoja de toda su ropa y se sitúa desnuda de forma que pueda verse por completo en el espejo que está sobre la mesa del escritorio. Inspecciona su larga cabellera rubia, sus labios gordezuelos, sus hombros anchos y un tanto huesudos, sus pechos erectos con los pezones en el centro de unas aureolas rosadas del tamaño de medio dólar, el triángulo del ombligo, las esbeltas caderas y los muslos carnosos que flanquean el montículo triangular cubierto de rojizo vello púbico”. “Desde luego, Nick Ramsey no podía tratarla como una chiquilla”. “Desde luego, Nick Ramsey no tenía idea de lo que se perdía”.

¿Alguien podría resistirse a continuar devorando cada página hasta saber que sucede cuando Vicky y Nick se vuelven a encontrar a solas en aquel pintoresco hotel europeo? ¿Quién puede renunciar a su narrativa que rebasa lo sensual para entrar en el terreno de lo erótico? Lo peor es que en la mejor parte, cuando el galán por fin va a hacer suya a la deseable periodista, Wallace corta la escena y te lleva por otro camino no menos excitante: la búsqueda del poder.

Bueno, mejor ahí le paro porque si sigo platicándoles del libro voy a terminar haciendo un resumen y eso si sería imperdonable. Anímense y échenle un ojito. Ya verán que no se arrepentirán de inmiscuirse en los dominios de Edward, “El Todopoderoso”, propietario del New York Record; enamórense de Victoria, la sensual e inteligente reportera; compartan una copa con el talentoso Nick, quien igual bebe botellas, noticias o mujeres; huyan de Carlos, el terrorista y procuren no toparse con Yinger, el asesino de una mujer y seis niños; y, por favor, no dejen de acostarse con Kim, la bella amante del padre de Edward, quien sin saberlo, también se la hereda junto con el periódico, ¿vaya mezcla irresistible, no creen?

Es de suponerse tal imaginación, creatividad y oficio. Irving Wallace escribió su primer artículo periodístico a los quince años, titulado “El informe Chapman”. Irving falleció el 29 de junio de 1990 y su esposa Sylvia, su hijo David y su hija Amy viven en Los Angeles y hacen exactamente lo mismo: escribir, sólo por el placer.

andaresblog.com

 



0:35 Se registra explosión en el Popocatépetl; activan alerta amarilla
23:44 Se registran enfrentamientos en Canadá por política migratoria
23:44 Santiago Baños anhela un semestre de tres títulos
23:40 Mueren cuatro personas al caer helicóptero en Portugal
23:37 Exfiscal de Veracruz continuará en prisión, determina juez
23:13 Algunos contratos de producción serán con invitación del gobierno federal: Rocío Nahle
23:10 Reducción de impuesto en frontera norte será vía decreto: Subsecretario de Hacienda
23:06 Secretaría de Energía alista mudanza a Tabasco
23:06 ¡'Canelo' consigue otro título en tres rounds!
23:01 Automóviles que no tengan verificación podrán ser retirados de circulación: Regidor
22:59 ¡Por K.O. 'Canelo' consigue otro cinturón!
22:13 NBA: Paliza de Lakers sobre Hornets