NOTICIAS EN:
  Veracruz   |   Yucatán   |   Sinaloa   |   Aguascalientes   |   Villahermosa  
Twitter xeunoticias Twitter   Facebook xeunoticias Facebook   Youtube xeunoticias Youtube   Instagram xeunoticias Instagram
 
Noticias en imágenes
Sociedad en imágenes
Podcast
Opinión
Videos
Coronavirus
Directorio Comercial
Opinión
viernes 5 de marzo del 2021 12:47 AM, Veracruz, México.
 
Portada / Opinión / Post
Todas sufrimos violencia

 6 ene 2021
Por: Claudia Viveros Lorenzo

Perfil del Autor

Claudia Viveros Lorenzo

Semblanza
Conferencista Internacional y Catedrático Universitario. Autora de Los libros: “Migrar al Perú y no ...

+ Lee más de su perfil


Opiniones Anteriores

Tener un titulo doctoral y escribir dos libros no te hace inmune a la violencia. En esta sociedad del siglo XXI por increíble que parezca las mujeres vivimos sorteándola a cada paso que damos. El patriarcado tiene escrito en letras de oro que nosotros somos las culpables y ante eso, debemos luchar cada día de nuestras vidas, todas aquellas que nacimos mujeres. Me he divorciado dos veces, de dos hombres “estupendos”, el primero me llamaba “gorda”, desde que fuimos novios, yo pesaba 54 kilos, con 1 metro con 62 centímetros de altura, a los 17 años, ese era su apelativo de cariño, lo chistoso es que yo, aunque no soy la más delgada, siempre he sabido mantenerme de una y otra forma, y él ha llegado a pesar hasta 100 kilos, y siempre ha tenido problemas con el sobrepeso. El segundo exponía su amor por mi por todo lo alto, me llamaba el “amor de su vida” pero siempre mantuvo citas a escondidas con su exnovia y con cuanta mujer buscaba por redes sociales, o amigas del trabajo, o prostitutas y al verse sorprendido lloraba como niño y pedía perdón, cocinándome los mas deliciosos platillos y remendando los pantalones de mis hijos (que no son sus hijos) y personificando al marido perfecto. Yo también he sufrido violencia. Ser una cabeza pensante, no es impedimento para ser una víctima. La sociedad encubre y “suaviza” los latigazos de tal manera que muchas veces, he llegado a pensar que quizás yo he exagerado o yo he sido la violenta. Desde niña me educaron con mucho cuidado, recuerdo que cuando tenía aproximadamente 5 años (y lo recuerdo perfecto) saliendo del cine que estaba en la calle Díaz Mirón y Altamirano, vi salir a un cadete de la Heroica Escuela Naval, enfundado en su faena de gala, llevando del brazo a una chica y me llamó tanto la atención que se me ocurrió decirle a mi mamá que me llevaba a mi de la mano, que de grande, quería casarme con alguien como él, a lo que mi mamá respondió: “que para que un chico como ese se fijara en mí, debía ser una muy buena señorita”. Ja! Una “buena señorita” para “merecer un gran hombre”. Tengo amigas que pintan matrimonios felices, encumbrados de infidelidad y faltas de respeto a mil, pero les encanta sentirse las “señoras” con familia feliz y ahí siguen en su infierno maquillado.

De jovencita me encantaba usar minifalda y no me faltó vivir la escena de tener que enfrentar a un enfermo tocando sus partes íntimas cerca de mí, pero cuando lo contaba en mi casa, me decían que era mi culpa por vestir como vestía.

Siempre me gustó estudiar y conocer, tenía sueños. Cuando cumplí 15, me forzaron a vestirme de muñequita de pastel y bailar un vals, aunque mi ilusión era viajar por el mundo, pero en casa, se decidió gastar el dinero en una fiesta por todo lo alto, en lugar de pagarme un billete de avión para ir a Europa. Para cuando cursé la universidad, ya me había encontrado al Cadete de “mis sueños” y aunque obtuve el segundo lugar de la generación en excelencia académica, nadie me tomaba muy enserio, pues algunos maestros, decían que era una MMC (mientras me caso).

El cadete era un novio envidiable. Y sí, me casé de 22, y a los 24 tuve mi primer hijo con el militar, mi mamá decía que ya estaba muy vieja y que me estaba tardando. Casi 5 años después tuve mi segundo bebé, dentro de un matrimonio monótono, donde mi espectacular marido, siempre me pedía que no intentará “ponerme a su nivel”. La historia parecía perfecta, no me faltaba nada económicamente, pero el requisito era ser muñeca de aparador, esperar y esperar a que el regresara de algún curso o encomienda, bordar, hacer repujado, jugar naipes y platicar mensualmente en los desayunos de señoras, de las proezas de mi esposo y sus últimos ascensos, o de cuando me cambiarían el auto por uno más nuevo y caro, y de lo sanos que eran los niños. No se hablaba de trabajo, de estudio, vaya ni de las noticias del día, porque para qué… si el sueldo seguro estaba y debía sentirme afortunada de vivir en esa espectacular esfera. Cuando decidí divorciarme fui señalada, primero por mi propia familia, y luego obvio, por los más allegados.

Está loca, como se atreve a dejarlo todo, por querer trabajar y seguir estudiando. Y callé, callé las infidelidades, los abandonos, hasta la eyaculación precoz del que era mi marido, la cual nunca quiso tratarse, porque no tenía tiempo y porque pues, “¿ni que nunca hubieses tenido un orgasmo Claudia, cual es el problema?”. Y cuando uno calla, y se hecha la culpa, empieza a ser violenta con uno misma. Porque que mala mujer eres cuando reclamas igualdad. Lo malo es que nadie quiere reconocerla. Porque para ser una verdadera mujer, tienes que tener un poco, o muchos rasgos de mártir. De madre “luchona” de esas súper dignas, que le quitan la responsabilidad al macho que les engendró una criatura, en el cantar de “yo puedo sola” y no se dan cuenta de que están ayudando a seguir fomentando hombres irresponsables que no crían, que no cuidan y que por proveer unos pesos, creen que cumplen con una función, que las mujeres apechugamos al 100% “porque la sociedad marca que una verdadera madre jamás abandona, el padre puede hacerlo, porque pues, “ya sabes como son los hombres, pero los hijos, los hijos son de una y contra eso nada”.

No amamanté y eso me hizo ser “una mala mamá” No pude y fue un trauma, porque, cómo no vas a poder, si todas pueden, que bárbara no aguantas nada. Y no, no pude, lo intenté por todas las formas, pero no pude y tuve que aguantar de nuevo la señalización y la etiqueta de “mala mujer, de mala madre” que le niega el pecho a su criatura. El padre de mis hijos los ve una vez al año, cuando su trabajo y “su ocupada vida” se lo permite, pero a él, nunca he visto que ni la sociedad ni el juez le diga nada, porque él cumple con el porcentaje de su sueldo. Pero yo también y además con su cuidado a tiempo completo. He ahí la diferencia y otra vez la desigualdad. Además de que he tenido que librar batallas por años en el juzgado luchando porque el señor enfatiza por lo alto que recibo demasiado dinero, pero yo no puedo enfatizar que el a mis hijos nunca les ha dado el tiempo, la educación ni el cuidado debido.

Cuando creí que empezaría a ser libre, se me cruzó el segundo, y la cosa se encrudeció. Guapo, con sonrisa maravillosa y cariñosísimo, pero muy enfermo de inseguridad. Me ayudaba en todo, profesionalmente crecí y él siempre se encargo de estar ahí para llevarme a todos lados, para “acompañarme”, para “cuidarme”. Siempre cerquita. Era el primero en aplaudir, pero siempre que estaba delante del micrófono dando una conferencia, lo veía sentado en la tribuna, texteando desde su celular. Y la historia era sin fin, una y otra vez, me aplastó con sus infidelidades.

El 16 de diciembre de 2016 me condecoraron en el Congreso de la República del Perú y se podría pensar que fue uno de los días más felices de mi vida. No fue así. Mientras me ponían una medalla, yo solo veía la sombra de un hombre sonriéndole al celular y yo estaba tan enferma que lo disimule, y todavía lo disimule 3 años más. Porque solo una “loca” podría pensar en dejar todo lo que ese maravilloso hombre le daba. Hasta que me fui. Y el día que lo hice. Empecé a descubrir, que no necesito que nadie me dé nada. Y por supuesto el día que me fui, enseguida no faltó quién dijo que la responsable de todo lo malo soy yo, por no saber elegir, entonces yo tengo la culpa también del segundo “fracaso”. ¿Pero acaso no es más fracaso vivir violentada? Por favor no crean al leerme que estoy dejando de lado mis responsabilidades, y que no tengo claro, que mis decisiones también están inmiscuidas en mis experiencias. Pero eso no quita, que los contextos y las atmósferas en que se han dado han estado llenitos de machismo y violencia. Nos enseñan desde pequeñas falsos estereotipos, en los cuales caemos y repetimos porque nos taladran que así es la vida. Que es muy duro tener que ser diferente y creer en uno mismo. Defendiendo tu postura, la cual a más de uno espanta. Porque si se habla de libertad, de la real, los demás no saben como entenderla. Es más fácil para la mayoría seguir por el camino del aguante, y no, nadie tiene ni debe porque aguantar nada. Ni un hombre ni una mujer. Y aunque nos llamen ultra feministas, debemos estar muy atentas a toda aquella manifestación “superflua” de violencia, que ronda a nuestro rededor. Desde la música, el baile, la literatura, la publicidad, las redes sociales que son la “santa inquisición de nuestro siglo”.

Debemos estar atentas y luchar, y muchas veces por desgracia, hasta luchar contra propias mujeres que no se han dado cuenta de lo manipuladas que son por los estándares. A todas mis hermanas de género les pido reflexión y libertad. Cero juicios contra la de lado y sí, más apoyo. También a las que criamos futuros varones, mucha visión para generar cambio. Si se puede lograr todo lo que uno sueña, quizá no al pie de la letra, pero si se puede. Es cosa de esfuerzo, sacrificio, empeño y dirección. A pesar de todo me siento en lucha y con cada vez más ahínco de seguir viviendo plenamente y ahora ¿porqué no?, inspirar a otras a saber decir no. Pero más que decirlo por decir, a estudiar, a cultivarse, observar, a respetarse y sobre a identificar donde no debemos estar, sabiendo tomar decisiones para nosotras y solo por nosotras. Sé que el instinto muchas veces maternal, nos sofoca o hasta nos pierde. Pero también sé que nadie como nosotras para luchar porque si algo somos es valientes.

Por favor si ha terminado de leerme o escucharme, no se atreva a pensar: “pobrecita, cuantas cosas le ha pasado, la apoyo”. No. No le he expuesto parte de mi vida para eso, lo he hecho para que usted sea valiente y ahora reconozca la suya. Este es un ejercicio de sororidad y coherencia. Y cuidado con ser débil y refutar que no ha pasado por ahí. Porque usted sabe, que todas alguna vez hemos sufrido violencia.

#Todasalgunavez #Noalaviolenciadegénero

Comentarios: draclaudiaviveroslorenzo@gmail.com

Sígame en mis redes:

Facebook: Claudia Viveros Lorenzo

 



23:58 Cuando disminuya el riesgo de violencia, YouTube levantará prohibición del canal de Trump
23:46 EU pide a sus ciudadanos no hacer 'spring break' en México por COVID-19
23:29 Cada 50 segundos hay un muerto por COVID-19 en Brasil, según datos del Ministerio de Salud
23:08 Prevén evento de norte con rachas mayores a los 80 km/h en Veracruz
22:58 Pumas regresa al triunfo ante Santos
22:54 Instituto Electoral de Guerrero aprueba candidatura de Salgado Macedonio
22:32 Pellegrini está haciendo madurar a Diego Lainez
22:31 Fallece alcalde de San Juan Diuxi, Oaxaca
21:57 En Tigres no quieren a Miguel Herrera
21:45 INE invita a seleccionados a ser funcionarios de casilla; serán remunerados
21:39 Van 8,141 muertes por COVID-19 en Veracruz; se acumulan 55,429 casos confirmados
21:36 Cerca del 48 % de casos de COVID-19 se asocian a personas con obesidad: Ssa