NOTICIAS EN:
  Veracruz   |   Yucatán   |   Sinaloa   |   Aguascalientes   |   Villahermosa  
Twitter xeunoticias Twitter   Facebook xeunoticias Facebook   Youtube xeunoticias Youtube   Instagram xeunoticias Instagram
 
Noticias en imágenes
Sociedad en imágenes
Podcast
Opinión
Videos
Coronavirus
Directorio Comercial
Opinión
miércoles 8 de diciembre del 2021 2:46 AM, Veracruz, México.
 
Portada / Opinión / Post
Tabasco

 31 may 2021
Por: Juan José Rodríguez Prats

Perfil del Autor

Juan José Rodríguez Prats

Semblanza
Juan José Rodríguez Prats es un abogado y político mexicano, miembro e ideólogo del Partido Acción ...

+ Lee más de su perfil


Opiniones Anteriores

A los hombres hay que estudiarlos en su tiempo y en su circunstancia. Tabasco le ha aportado a México tres personajes relevantes en política. Tomás Garrido Canabal, Carlos Alberto Madrazo Becerra y Andrés Manuel López Obrador. Considero a los tres como de derecha, aunque con una muy buena fachada de izquierda. Los tres son líderes populistas, autoritarios y no muy exitosos en el escenario nacional.

Garrido Canabal sustentó un poder hegemónico (1920-1936) en el estado. Fundó el Partido Socialista Radical de Tabasco, que de socialista solamente tenía el nombre. Combatió el catolicismo con tintes de fanatismo y realizó una labor destacada en educación y otros aspectos de la administración pública. Apoyó a los hacendados y mediante ferias promovió la economía con principios claramente capitalistas. Reprimió a sus adversarios y concentró el poder a través de una estructura corporativa. Lázaro Cárdenas trasladó ese esquema al Partido de la Revolución Mexicana, creando los sectores. Por esa razón, expresó en 1939 que Tabasco era el “laboratorio de la Revolución”. Cárdenas lo hizo secretario de Agricultura y Fomento, cargo al que fue renunciado en 1935, ante el rompimiento entre el presidente y el denominado, hasta ese momento histórico, “Jefe Máximo”, Plutarco Elías Calles.

Madrazo Becerra fue un buen gobernante. Su obra es impresionante y su administración, de orden y progreso. Concentró el poder, designó como alcaldes a empresarios exitosos con los que se coordinó para ser eficientes en el ejercicio del poder. Protegió al capital y propició inversiones. Con él comienza un periodo de 30 años (hasta 1988) en el que hubo estabilidad, desarrollo y continuidad en los gobiernos de forma tersa y respetuosa. Siendo su dirigente, intentó la democratización del PRI y se enfrentó a Luis Echeverría y a Díaz Ordaz. Renunció a ese instituto político en noviembre de 1965.

Doy un brinco a noviembre de 1987. Enrique González Pedrero renuncia a la gubernatura de Tabasco para incorporarse a la campaña política de Carlos Salinas de Gortari. A principios de 1988 le escuché decir que “entregaba Tabasco como una balsa en una laguna de aceite”. Ahí nada se movía sin la aprobación gubernamental.

En julio de ese mismo año irrumpe como candidato a la gubernatura, por una alianza de partidos, Andrés Manuel López Obrador. En su libro Sobre mis pasos, Cuauhtémoc Cárdenas relata cómo Graco Ramírez Garrido lo convenció. La entidad se sacudió ante el inicio de la competencia política en medio de una confrontación ríspida, que ha alterado la gobernabilidad de la entidad hasta los tiempos actuales. Los tabasqueños hemos vivido, como hoy acontece en todo México, en el sobresalto y la discordia. De la declaración presuntuosa de González Pedrero a los eventos relatados habían transcurrido unos pocos meses. Así de frágil es la vida institucional.

Pocos estados han tenido una historia de conflicto como el nuestro en las últimas décadas. Es algo que valdría la pena escudriñar. Elecciones anuladas, movimientos paradójicamente definidos de resistencia civil, conflictos postelectorales, ambientes de crispación y polarización en las contiendas por cargos públicos. Obviamente, el desgaste en todas las áreas de gobierno es evidente.

Por sus decisiones, cada vez es más evidente que López Obrador es un hombre de derecha. En el cotejo con las otras figuras mencionadas, se identifica con lo malo, sin que se perciba algo en el lado bueno.

Hace unos meses parecía que la actual contienda sería un día de campo para Morena, se le veía ampliamente favorecido en las encuestas. Hoy hay una real y competida elección, pero el Presidente no permite ningún revés a su mando absoluto, sobre todo en su estado. Vivir para contarlo. En la entidad en la que levantó la voz como un supuesto demócrata, ahora manifiesta el rasgo más preocupante de su personalidad: su faceta dictatorial.

 



0:06 Detienen a 3 por explosión en toma de gas en Puebla
23:57 Nayarit, primer estado en federalizar los servicios de salud: AMLO
23:40 Titular de Conacyt promete diálogo presencial con Asamblea Estudiantil del CIDE
23:20 América se llevará al '10' de Santos Laguna
23:16 Charly López niega haber abusado de Ingrid Coronado durante su matrimonio
23:05 Medicamento para la impotencia podría reducir en 69% riesgo de Alzheimer, según un estudio
22:58 Xavi se ilusiona con triunfo del Barcelona ante el Bayern
22:52 Aprueban dictamen sobre prohibición de corridas de toros, pero lo "congelan"
22:39 'Tata' Martino llena de elogios a Marcelo Flores
22:26 Bill Gates aconseja a AMLO invertir más en educación, no en petróleo
22:20 Fidel Martínez deja a Xolos y llega a Querétaro
22:01 Localizan cuerpo de paramédico desaparecido en Veracruz